Noticias

Fruto Argentina
Santiago Lanús nos ha escrito desde Argentina. Tras el estreno de «Garabandal, solo Dios lo sabe» en los cines de su país, Santiago está haciendo el impagable servicio de acercar la película de Garabandal a los puntos de su país a los que no pudo llegar y de organizar pases privados a grupos que quieren profundizar en el conocimiento de estas manifestaciones marianas. Así nos explica su labor:
 
«En general con mucha concurrencia, a veces menos de lo esperado y a veces más. En general los encuentros comienzan con un Rosario o Misa en la parroquia. Luego se va al salón parroquial o sala. Al principio se hace una breve explicación de cómo se filmó la película, haciendo especial hincapié en los 300 actores amateurs, incluyendo director y técnicos, y sobre todo que estuvo soportada con mucha oración. 

Después de la película hablo de cosas que se me van ocurriendo, anécdotas de Garabandal y algo del Aviso y del Milagro, en el sentido de que serán dos intervenciones del Cielo para que el mundo cambie. Luego, a veces, surgen preguntas. Otras veces, ya doy por terminado el encuentro con el beso de la medalla besada por la Virgen en Garabandal que me fuera donada por María Josefa Villa. Casi el 100% de las personas salen conmovidas. Se nota la bendición de la Madre. Un par de párrocos han terminado llorando».

Especialmente conmovedor es el testimonio de un voluntario de la pastoral penitencia. Pusieron «Garabandal, solo Dios lo sabe» a un grupo de treinta y cinco presos del módulo de los reincidentes, es decir, los tipos más duros de la cárcel. La primera señal del impacto que la película estaba teniendo sobre los reclusos fue el silencio sepulcral en que la vieron. Y, al encender las luces al final de la proyección, descubrieron que algunos de los rostros de estos hombres estaban surcados por las lágrimas. Otros alzaron los brazos de manera espontánea alabando a Dios en voz alta. 

Damos gracias al Señor que nos permite contemplar estos frutos. Y damos gracias a Santiago Lanús, por el excelente trabajo que está realizando, y junto a él a tantos voluntarios que están haciendo posible que miles de personas conozcan los mensajes de Garabandal y descubran con ellos que tienen una Madre en el Cielo que está preocupadísima de su salvación. Que Ella les bendiga a todos.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo