Noticias

Estreno PreciosoEstamos terminando los estrenos en Hispanoamérica y, tras el milagro de ver la película en las pantallas de Chile y Bolivia en la fecha prevista, cuando habíamos tenido que cancelar el estreno a causa de la violencia en estos dos países, pedimos otro milagro a Nuestra Madre: «Venezuela, Mamá. Queremos ofrecerte el último país de habla española que nos queda por estrenar, queremos estrenar en Venezuela». Y como Ella tenía más ganas aún que nosotros, encontró la forma de llegar hasta sus hijos venezolanos.

Cuando no se puede entrar por la puerta grande de los cines, hay que buscar otros caminos. Al fin y al cabo, no hicimos «Garabandal, solo Dios lo sabe» para recibir aplausos y premios, sino para servir de instrumento que llevara los mensajes de Nuestra Madre en Garabandal por todo el mundo. Gracias a la acogida que la Parroquia de San Francisco de Asís en Ciudad Bolívar, «Garabandal, solo Dios lo sabe» ha hecho su primer pase privado en Venezuela. Así nos lo cuenta Francis Salazar, la joven que —cual nuevo Juan Diego— hizo las gestiones para poder estrenar en Ciudad Bolívar:
 
«El estreno fue todo un éxito. Era como si las personas estuvieran esperando la película. Las personas quedaron tocadas por la Virgen y maravilladas. Me acerqué a un chico, para ver si conseguía su testimonio, y me dijo que no era católico, pero que le había llamado mucho la atención y que le había puesto a pensar». 

Tras la Parroquia de San Francisco de Asís, nuevas citas se preparan para que Nuestra Madre siga acariciando el corazón de sus hijos, tan necesitados de consuelo y esperanza, en Venezuela. Les pedimos oraciones por ellos.

Les dejamos con el testimonio de uno de los espectadores.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo