Iván. México. 16 años

¡Hola! La paz del Señor.
Mi nombre es Iván, soy un joven mejicano. Me gustaría compartir con ustedes un pequeño testimonio que tiene que ver con la canción «No te vaigas» de la película de «Garabandal, solo Dios lo sabe».

Desde que supe que se estrenaría una película sobre las apariciones de Garabandal, procuré estar al pendiente de todas las novedades y de las publicaciones que tuvieran que ver con la película.

Un día, navegando en YouTube, me tropé con esta canción. Desde que la escuché quedé completamente enamorado de la letra. A partir de ahí, la comencé a escuchar todo el tiempo: mientras ayudaba en los quehaceres del hogar, mientras hacía mis tareas o cuando iba de camino al colegio. En fin, no había momento en el que no la escuchara.

Cuando la película de Garabandal llegó a México, me la pasé llorando toda la duración del film. Cuando uno conoce desde antes la historia de Garabandal y ve la película, le es imposible no conmoverse ante una de las historias más bellas, donde la Madre nos revela y nos muestra su amor. ¡Y claro!, al final la canté lleno de lágrimas de alegría y de emoción mezcladas con una voz un poco desafinada por los sentimientos tan hermosos que experimenté.

Puede ser una canción muy sencilla, pero, en lo personal, siempre me transmite paz y me recuerda que la Santísima Virgen siempre está a nuestro lado. Me recuerda también su promesa de que, al final, Ella triunfará. Más adelante supe que la canción estaba basada en varios de los diálogos que las niñas tuvieron en los éxtasis con la Madre de Dios. ¡Ahora amo mucho más la canción!

La música es un gran medio para transmitir el amor de Dios. «No te vaigas» es una melodía que transmite con mucha ternura la llamada maternal de María.

Iván. 16 años.