P. José María, capellán del Penal de Puerto Maldonado

Me renovó mucho la fe en la Iglesia, en la Virgen, en el amor de Dios por nosotros y también en los mensajes que se dan en Garabandal. Me dio una inspiración para retornar a esos mensajes. Algunos eran muy fuertes, llamándonos la atención especialmente a los sacerdotes, a los líderes, a los obispos, como para decirnos: “¿Dónde está nuestro corazón?” Para que se lo re-dediquemos al Señor y se lo re-dediquemos a la Virgen.