Enda Feeney

Tras de haber leído hace poco un libro decisivo («Garabandal: Mensaje de esperanza», del P. José Luis Saavedra) sobre las apariciones marianas en el pequeño pueblo de Garabandal, fui a ver la película «Garabandal: solo Dios sabe» con un cierto grado de conocimiento de los sucesos allí acaecidos. La película, ciertamente, se mantiene fiel a la belleza de lo ocurrido y es consistente con los hechos bien establecidos sobre las apariciones. Me dejó una fuerte impresión. Ruego al Señor tener la oportunidad de verla de nuevo.

Enda Feeney