Me costó dormir, por la emoción

Anoche fui con mi mamá y mi hermano al estreno de la película «Garabandal, solo Dios lo sabe». La vimos en Cinemark TOM. Me sorprendió en la fila, ya que había mucha gente. Creo inclusive que toda la cola era para ver la película de Garabandal. Muchas familias y con niños pequeños. Mucho respeto y silencio absoluto, a pesar de estar la sala llena de niños. Mucha gente emocionada, yo incluida. La volvería a ver, de hecho, voy a llevar a mi novio el fin de semana, si Dios quiere.

Anoche me costó dormir, por la emoción. Pensaba en el camino que Dios nos fue dejando a lo largo de la historia con su Madre.

Dios continúe bendiciendo y generando cambios en las personas que vayan a ver la película.