¡Que llegue a más personas!

Anoche fuimos con mi hermana a ver «Garabandal, solo Dios lo sabe». Disfruté sus paisajes, porque me hizo recordar a mi familia en Asturias. Me recordó las apariciones de otras advocaciones como Fátima, Lourdes, Medjugorge... Nuestra Madre se presenta a niños, inocentes de alma y cuerpo. Y la lógica y humana reacción de la comunidad del lugar es el descreimiento, el asombro, la duda, los intereses...

Es una hermosa película, me encantaría que estuviera en YouTube y en Netflix para que llegara a más personas. Debo agradecer por el espíritu y el amor con el que difunden sus mensajes. Lástima que los católicos seamos tan tibios. Con mi hermana aplaudimos, cómo es costumbre en nuestro país cuando una película gusta. Grité: «Ave María».  Gracias a cada uno de los que participaron en la película aportando su granito para el éxito de la misma. Que el Señor los cubra de bendiciones y los proteja de todo mal.