Me llegó y me emocionó

Hoy, después de llevar a mi hija a su diálisis, por fin pude ir a ver la tan esperada por mí «Garabandal, solo Dios lo sabe». ¿Qué puedo decir? En primer lugar, ¡¡gracias por dedicarle su tiempo y recursos a los mensajes de Nuestra Madre del Cielo!!

Me llegó y me emocionó. Renueva en mí el compromiso con Ella. Sí creo, así como creo en las apariciones de Fátima y las de Medjugorge. Me compromete a rezar más y con más entusiasmo, y acompañar a Jesús en la Adoración Perpetua. Me impresionaron el guardia y don Valentín. Realmente viví cada momento. Dios permita que más personas la puedan ver. ¡¡Viva María!!