Impresiones

Cecilia Solís

Anoche vimos «Garabandal, solo Dios lo sabe». Invitamos a un sacerdote amigo nuestro. Cuando la película terminó nadie se movió en la sala. No nos queríamos ir. Al final, cuando nos dirigíamos a casa, le pregunté al sacerdote su opinión. Me dijo: «Sabía muy poco de Garabandal, pero después de ver la película, yo creo que algo pasó ahí».

Mi experiencia personal después de ver la película: salí del cine sin poder dejar de pensar en lo que había visto, pero más que todo en el mensaje de Nuestra Señora. No he dormido nada, pensando en el mensaje... Definitivamente hay que ver la película, pero más que verla hay que sentirla, hay que vivirla para darle la oportunidad a la Santísima Virgen para que hable a nuestro corazón.

Gracias mil por tan lindo mensaje, muy necesario en estos días.

¡¡Bendiciones!!

Cecilia Solís, EEUU

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo