Impresiones

Fernando

Fernando, nuestro piloto en Miami, ha visto «Garabandal, solo Dios lo sabe» cinco veces ya, acompañando cada vez a un grupo distinto de personas. En una de estas ocasiones, al terminar el film, nadie se movió de las butacas. De manera espontánea, todos los presentes comenzaron a rezar el Ave María al unísono. Fue un momento tan intenso espiritualmente, que muchos salieron del cine entre lágrimas.

Fernando, nuestro piloto en Miami

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo