Ana Hernández

Gracias por haber hecho esta película. Tengo la impresión de que ha cambiado y seguirá cambiando vidas.

Después de ver la película, con toda sencillez, mi nieta de 10 años me dijo: «Me dan ganas de orar más y de ser mejor».

Ana Hernández. EEUU.