Miriam Rodriguez

Soy Miriam Rodriguez, de Monclova Vieja (Coahuila De Zaragoza, México). Salgo ahora de ver la película de Garabandal. ¡Nos encantó! Simplemente, ¡es hermosa! Durante toda la película se sentía la presencia de María. Ver ese hermoso milagro donde se pone el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo en la lengua de la niña fue divino. Y es verdad el tema de los padres, como muchos han cometido pecados atroces.

También me gustó que mostraran en la película cómo la gente esperaba milagros, o más que nada esperaba que fuera como un circo, porque la gente es así siempre. Piensan que Dios llenará nuestras ambiciones o nuestras expectativas, y no es así. Muchos quieren que en la Iglesia se la pasen haciendo milagros o eventos, o dicen: «Yo voy ahí porque hay un grupo musical espectacular». Y nos olvidamos de lo más importante que es Dios, y que uno debe de ir por Él, no por milagros, no por shows. Y lo peor, se nos olvida que estar cerca de Dios incluye sacrificio y, como dijo Mamá María en la película, mucha oración, ir al Santísimo Sacramento, dejar las cosas banales del mundo y unirnos a Dios. 

En verdad, ¡felicidades! ¡Un excelente trabajo! ¡Así el mundo conocerá la verdad!