Jorge Vegah

Acabo de salir de ver la película de Garabandal aquí en México. Bendito sea Dios que ha permitido a Nuestra Santísima Madre entregarnos un mensaje de esperanza. Que las bendiciones caigan sobre todo el equipo de producción de esta película que es maravillosa y bendita.

Viva Dios, uno y trino.
Viva Jesús Eucarístico.
Viva la siempre dichosa Virgen María y viva la Iglesia católica.