Judith Hernández

Yo estuve en Garabandal y me encantaría que mucha gente pudiera vivir —a través de la película— lo hermoso y bello de este mensaje que dejó la Virgen. Que Jesús, José y María Santísima nos ayuden a que llegue esta película a todo México. Urge una conversión para todo el mundo, pero en especial para México.

Judith Hernández
México