Marta Román (Alicante, España)

Cuando vi la película sentí una gran emoción. Me parece que está hecha y tratada con mucha ternura y cariño. Me hacía transportarme a Garabandal con la misma ilusión de las niñas, y sentir la dulzura materna de la Santísima Virgen.

Marta Román (Alicante, España)