Piedad Gámez Fernández (Badalona, Cataluña)

Piedad Gámez Fernández pertenece al grupo de la Adoración Perpetua del Tibidabo, en Barcelona. Cuando la película «Garabandal, solo Dios lo sabe» se estrenó en los cines Gran Sarriá de Barcelona, Piedad acudió a verla junto a un numeroso grupo de personas de la parroquia de Badalona a la que pertenece. Piedad es una mujer muy humilde, pero con una gran sensibilidad para las cosas de Dios. Con ese grupo asistía al estreno don Jorge Fernández Díaz (exministro de Interior de España). Fue él quien nos puso en contacto con Piedad para que ella nos contara su experiencia.

Piedad nos comentó que le resultaba difícil de explicar lo que sentía su corazón, porque era algo muy intenso. Mientras veía la película, experimentaba una sensación muy especial de la cabeza a los pies. No paraba de decirle a la Virgen: «¡Tú estás aquí, tú estás aquí!». Esa presencia de la Virgen tan cercana le daba paz. Disfrutó sobre todo con las escenas de los éxtasis de la película y la comunión visible de Conchita.

Después del cine, se fue a casa de Jorge a charlar un rato, junto con otras personas. Piedad iba tan impresionada, que tuvo don Jorge que ofrecerle su brazo para que se apoyara en él al caminar. Una vez en su casa, no pudo probar bocado por la impresión. Días después, aún seguía bajo los efectos de esa fuerte impresión.