Ignacio Sánchez Meya

 

Película valiente, visual, humilde, emocionante en algunos puntos, de muy poco presupuesto, pero que sabe mantener el interés hasta el final, y con un final esperanzador. Me ha impresionado saber que hubo una Comisión en la que tuvo un papel determinante un psiquiatra contrario a las apariciones pero que, en 1983, se desdijo de sus conclusiones. El estado de las apariciones frente a la Iglesia es prácticamente el mismo que hasta hace una semana Medjugorje: simplemente dicen que «no les consta la sobrenaturalidad», lo cual da pie a que debe seguir investigándose. Ahora bien, tanto San Pío de Pietrelcina como Santa Teresa de Calcuta, apoyaron explícitamente la autenticidad de las apariciones.

Ignacio Sánchez Meya
Abogado