Adriana

Lloré viendo «Garabandal, catarata imparable». ¡Cuánto me había alejado de ti, Madre mía! Ya estoy de vuelta.

Adriana