Ann Ryan

Acabo de regresar de Cork después de ver «Garabandal, solo Dios lo sabe». Esta película me ha motivado de nuevo a seguir diseminando el mensaje de Nuestra Señora de Garabandal. Conservo vivas todas las gracias recibidas en nuestra peregrinación a ese lugar. Fueron días llenos de bendiciones.

Ann Ryan