Encontró a su Madre

Cuando conocí sobre aquella hermosa experiencia de Garabandal, cambió mi vida, ya que experimenté que Nuestra Madre me había hablado con tal amor, que ni el más grande de los pecados podía conseguir que me alejara de Dios. Y comprendí que ningún pecado era excusa para no acercarme a la confesión. Por eso quiero ver «Garabandal, solo Dios lo sabe».