Los testigos

Muchas personas escriben y hablan sobre las apariciones de San Sebastián de Garabandal. Eso es una buena señal, porque muestra el gran interés que siguen suscitando los hechos allí ocurridos. Pero, ante cualquier acontecimiento, a quien queremos escuchar es a los testigos, a los que vieron en primera persona lo que pasó, a los que conocieron de primera mano a sus protagonistas. Eso mismo nos sucede en Garabandal: queremos escuchar a los que lo vivieron; queremos saber qué pruebas recibieron para creer que la Virgen estaba allí; queremos escuchar sus reflexiones y también sus argumentos.Y también queremos saber qué frutos está dando Garabandal: queremos escuchar a esos otros testigos que afirman que la vida les cambió en Garabandal porque recibieron allí una gracia de conversión, de sanación espiritual o incluso física, de crecimiento en la fe, de consuelo interior. Con esta sección están invitados a contribuir todos los que se experimenten —de una forma o de otra— testigos de las apariciones de Garabandal. Quien lo desee, puede enviar su testimonio a través del correo electrónico: press@peliculagarabandal.com

Garabandal nos cambió la vida

Jesús Saenz nos escribe desde Guadalajara (Jalisco, México). Jesús y su esposa eran ya católicos practicantes, pero conocer Garabandal supuso una auténtica conversión que les cambió la vida.

Desde que mi esposa y yo descubrimos Garabandal nos cambió la vida. Siendo creyentes católicos tuvimos nuestra conversión por medio de los mensajes de Garabandal. Por cierto, añoramos el día en que podamos ir a conocerlo...

Todo comenzó hace aproximadamente cinco años, cuando me quedé sin trabajo, teniendo a mi cargo a mi esposa y tres hijos. Esto me empujó a ir al Santísimo y a entregarle el rumbo de mi vida y el de mi familia a Dios. Muy poco tiempo después, estaba leyendo sobre la historia y milagro de la aparición de Nuestra Madre bajo la advocación de la Santísima Virgen María de Guadalupe. Esto nos llevó a conocer otras apariciones de la Virgen bajo otras advocaciones. Fue así que conocimos Garabandal, bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen. Una cosa nos llevó a otra y empezamos a conseguir toda la información referente a las apariciones y mensajes en Garabandal. Llamó mucho nuestra atención, ya que los hechos son apenas de 1961, es decir, es un suceso completamente de nuestro tiempo.

Los mensajes nos marcaron tanto que, aun siendo nosotros católicos creyentes, el conocer Garabandal significó nuestra conversión. Nuestra vida ha cambiado tanto que ahora asistimos a misa casi diario, rezamos a diario, tratamos de vivir agradando a Dios y no a la sociedad. Hemos entendido el valor de la Sagrada Eucaristía, del sacrificio, de la obediencia, de la caridad… Fruto de esto fue también que ahora servimos en un par de apostolados que antes nunca hubiéramos imaginado. Ya somos seis de familia… En fin, nuestra historia es más larga, pero esto es un pequeño resumen.