El P. Jorge Loring y Garabandal

PJorge Loring

El P. Jorge Loring fue un jesuita excepcional de fama universal. Falleció el 25 de diciembre de 2013 en Málaga (España), a los 92 años, con las manos bien llenas de todo lo que había trabajado por el Señor y por las almas a lo largo de su dilatada vida. Uno de sus trabajos más conocidos es el libro «Para Salvarte» que, según datos de su web oficial ha vendido 1.300.000 ejemplares en España, eso sin contar las ediciones que se han hecho en México, Colombia, Ecuador, Perú y Chile, ni las diversas traducciones realizadas.

El P. Jorge Loring creía en el origen sobrenatural de las apariciones de Garabandal y no se avergonzaba de publicarlo. Poco antes de su muerte, durante su última visita a la aldea cántabra, quiso dejar grabado el porqué de su posición. En esa grabación declara, entre otras muchas interesantes afirmaciones:

«He querido dar este testimonio porque creo que la Iglesia debe hacer un estudio a fondo de estos acontecimientos, para adelantar la aprobación que, sin duda, será en gloria de la Virgen Santísima y, sin duda, una bendición para la Diócesis de Santander, de Cantabria. Por lo tanto: espero, deseo y pido a Dios que estas apariciones tengan una aprobación lo mismo que Fátima y que Lourdes. Dios lo quiera y así se lo pedimos a Él. Muchas gracias por haberme atendido».

Les ofrecemos a continuación el testimonio del P. Jorge Loring, en el que explica las razones que le llevaron a creer en Garabandal. Por un lado, porque confesores de las niñas de Garabandal fueron dos ilustres jesuitas: el P. Lucio Rodrigo, profesor de fama internacional; y el Siervo de Dios P. Nieto, en camino hacia los altares. Y porque ha escuchado de primera mano los testimonios tanto de las videntes como de los principales testigos. Señala además como una garantía el testimonio de personas tan señaladas como santa Teresa de Calcuta y san Pío de Pietrelcina.

El P. Jorge Loring no fue testigo directo de las apariciones de Garabandal, pero su profundo conocimiento de lo que allí sucedió, a través de valiosos testigos directos, permite —ciertamente— colocarlo entre los testigos más autorizados.

 
Pide la película en tu ciudad!