ClaraMartinez2

Clara Martínez estudió Derecho y se especializó después en gestión de RRHH. Trabaja desde 1999 en un operador de infraestructuras de Clara Juan su esposotelecomunicaciones europeo. Está casada con Juan (a la izquierda) —que en la película interpreta a uno de los franciscanos— y es madre de una niña. Durante el rodaje de «Garabandal, solo Dios lo sabe», interpretó un pequeño papel —el de una de las aldeanas en la escena de la bolera— mientras que, en la actual etapa de distribución, Clara tiene un papel muy relevante al ocupar el puesto de directora de distribución de Mater Spei, la productora de la película. La pedimos que nos hable, sobre todo, de la evolución de la distribución de la película.

Clara, la primera pregunta que te queremos hacer es ¿qué es para ti Garabandal para que le estés dedicando tanto tiempo y esfuerzo? Porque no podemos olvidar que, detrás de «Garabandal, solo Dios lo sabe», todos sois voluntarios.
Para mí Garabandal es un lugar que la Virgen eligió para manifestarse a sus hijos, un lugar en el que Ella estableció su morada entre nosotros durante cuatro años. Por ello, decir «Garabandal», es decir «María». Además, puedo manifestar que para mí esta es una profunda convicción personal, porque el primer día que peregriné allí —el 16 de agosto de 2014— recibí un aumento de fe después de declararle a la Virgen que le abría mi corazón. Por eso he participado en esta película y le estoy dedicando tanto tiempo a difundir estos sucesos. Al igual que san Pablo, que se convirtió en apóstol después de conocer el amor de Dios y creer en él, yo también me he sentido mirada y amada por Jesucristo, en mi caso a través de la Virgen.

¿Cuáles son tus funciones como directora de distribución?
Una vez realizada la post producción de la película, su legalización, la definición de los contenidos de la web y el lanzamiento del tráiler —pasos, todos ellos, en los que también he participado—entramos de lleno en la fase de su distribución. En ella, básicamente lo que hago es coordinar el trabajo de las quince personas que componen los departamentos implicados en este proceso: el de relación con los cines, marketing y medios de comunicación. Se trata de un equipo humano estupendo, de una gran valía personal, que me conmueve a diario con su generosa entrega, y del que me gusta decir que está capitaneado por la Virgen, que es la verdadera jefa aquí.

La verdad es que creo que, pese a no tener experiencia profesional previa en este sector, y dedicarnos a ello como voluntarios en nuestros ratos libres, hemos conseguido engrasar este complejo mecanismo y sacar adelante el maravilloso apostolado que la Virgen nos ha encomendado.

¿De qué forma podría ayudar en la distribución una persona que nos esté leyendo y para la que Garabandal sea algo importante?
Siempre digo que hay muchas formas de ayudar a distribuir esta película. La primera es rezar. Rezar ya es ayudar, aunque pueda parecer que no se hace mucho. Recuerdo que, días antes del preestreno, me dijeron que una señora de Santander había preguntado la hora exacta del evento porque quería estar en oración en esos momentos. Nunca supe su nombre, pero le estoy muy agradecida. Verdaderamente, la oración es, ha sido y será la base de este proyecto, por lo que rezar por él es colaborar intensamente con el mismo.

Para los que sean más lanzados, tenemos otros medios más activos de intervención: hablar sobre la película, difundirla en las redes sociales, pedir que sea proyectada en sus respectivas ciudades a través del formulario de nuestra web, animar a sus conocidos a ir al cine. Y para los que, además, se sientan especialmente llamados por Nuestra Madre a tener una participación más directa aún, ofrecemos en cada localidad un puesto de «piloto» y tres de «copilotos»: de distribución, marketing y relación con los medios de comunicación. Se trata de formar en cada ciudad un equipo de trabajo multidisciplinar que reproduzca en sus respectivos territorios la misma estructura matricial de nuestra agrupación, siendo nuestros ojos y manos allí.

Como funcionamos con el sistema de proyección bajo demanda, básicamente lo que necesitamos es que la gente pida la película y luego nos ayude a distribuirla con las distintas formas ya enumeradas.

¿Qué sabías tú del mundo del cine y de la distribución antes de todo esto?
¡No sabía nada! Me gustaba el cine, sin más. Disfrutaba con una buena peli como de un buen libro. Pero nunca había participado ni enClara baile un rodaje ni en la distribución de una película. Lo curioso es que, el día que se decidió quién estaría al mando del proyecto, mientras explicaban en qué consistiría su trabajo, sentí una especie de pellizco en el corazón, sintiéndome directamente interpelada a participar en él. No se lo dije a nadie, pero minutos después hicieron efectivo mi nombramiento.
Esto me confirma que Dios escoge a los débiles para confundir a los fuertes, y que no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos. No hay empresa difícil si nos dejamos conducir por la Virgen. Desde el principio del proyecto, tuvimos siempre claro que la película era suya, y nosotros no éramos más que sus meros administradores. A lo largo de todo este tiempo he apreciado el maternal cuidado de la Virgen cuando respondíamos con confianza. El secreto es estar cerca de Ella para entender bien lo que espera de nosotros.

¿Cuál está siendo la experiencia actual? ¿Qué cosas te están impresionando más?
Ha habido muchas cosas que me han impresionado en estos dos años de trabajo. Los meses que dedicamos a la postproducción, vi la mano de la Virgen en las personas que habían sido designadas con algún puesto de responsabilidad, pues parecían especialmente inspiradas en sus obligaciones. Después, durante la legalización, tuve muy presente a la Virgen «desatanudos», porque no fueron pocos los problemas que encontré, que se iban solucionando «solos».
También el día que lanzamos el tráiler, que se filtró las horas previas sin poder frenar su difusión, nos dimos cuenta de que la Virgen tenía prisa por manifestarse a sus hijos. ¡El vídeo cobró vida propia y echó a correr sin que hubiera forma de controlarlo! Y cuando abrimos la página web, tuvimos una acogida fantástica, y muy pronto se pusieron en contacto con nosotros personas que no conocíamos, en multitud de países del mundo, que nos ofrecían su ayuda desinteresada para difundir nuestra película. Con todas ellas me ha pasado algo increíble: al poco tiempo de tratarlos he tenido la sensación de conocerlos desde siempre, y creo que no me equivoco al decir que estoy haciendo amistades para toda la vida. La única explicación que le encuentro a esto es que lo que más puede unir a dos personas es compartir unas mismas creencias, ya que el lenguaje del amor de Dios es el único universal que hay, con el que todos nos entendemos hablemos la lengua que hablemos.

No dejo de dar gracias al Señor por haberme permitido trabajar en este proyecto y pido a Nuestra Madre que conceda a esta película transmitir su bendición.