Pedro1La cara de Pedro Leal ya la conocíamos porque interpreta al entrañable doctor Puncernau de la película «Garabandal, solo Dios lo sabe». Una vez terminadas las grabaciones, Pedro se puso a disposición de «Mater Spei» —entidad de la que es administrador— para seguir colaborando activamente en la fase de distribución que estaba a punto de abrirse. El nuevo «papel» que asumió en la película es el de realizar las funciones de portavoz de «Mater Spei» y gestionar la relación con los cines y canales de distribución.

1.- Pedro, tu cara la conocemos porque en la película interpretas el papel del doctor Puncernau. Pero tú, realmente, ¿a qué te dedicas?

Bueno, yo soy Ingeniero Industrial y trabajo como Director de Cadena de Suministro para una multinacional finlandesa que se dedica a la fabricación de envases de papel para uso alimentario.

 

Pedro2

2.- Pero entonces, explícame, ¿cómo termina un ingeniero actuando con un papel de una cierta importancia en una película sobre las apariciones de Garabandal? ¿Te sobra el tiempo, te aburres en tu casa…?

¡Todavía me lo estoy preguntando yo! Ni me sobra el tiempo, ni me aburro en casa, pero no pude negarme a participar en un proyecto tan bonito y tan lleno de ilusión y de esperanza. Toda la familia tenemos un gran amor a la Virgen y nuestra fe se ha fortalecido mucho desde que conocemos las apariciones de Garabandal. Por lo tanto, el poder participar en una película que lo que quiere es transmitir los mensajes de Nuestra Madre y pedir que se reabra el estudio, era una oportunidad única que no podíamos dejar pasar. Para nosotros, el haber participado, ya ha supuesto una gracia muy grande, pero al igual que todo el equipo, queremos que esto llegue a todos los rincones del mundo.

 

3.- En esta fase de distribución de la película, ¿cuál es tu cometido?

Como todos en esta película, estoy pluriempleado, cada uno dentro de sus posibilidades y dentro de sus circunstancias. Soy uno de los administradores de «Mater Spei, AIE» y ahora estoy colaborando en la fase de distribución buscando ciudades, cines y —sobretodo— colaboradores que nos ayuden a llegar a todas las partes donde sea posible y la gente demande la película.

 

4.- ¿Qué objetivos os habéis marcado en esta primera etapa de distribución, de aquí al estreno en España el 2 de febrero de 2018?

En primer lugar, poder estrenar en España de manera simultánea en Madrid, Valencia y Las Palmas. Después, una segunda fase, en otras ciudades como Barcelona, Zaragoza, Murcia... La tercera fase será ya el estreno en otros países. Para esto, hemos establecido ya contactos y posibilidades en EEUU, Ecuador, Portugal, Brasil, Argentina, Colombia, etc.

 

5.- ¿Qué está suponiendo para ti toda la participación en las distintas etapas de realización de «Garabandal, solo Dios lo sabe»?

En primer lugar, una gracia muy grande, ya solo por lo que supone estar dedicado —junto con toda mi familia— a algo que se sale por completo de la rutina y de lo mundano. Es también una gran suerte haber conocido a tanta gente generosa, desprendida, dispuestos a darlo todo sin pedir nada a cambio, dispuestos a sacrificar sus vacaciones y tiempo libre por amor a la Virgen, y el poder con este proyecto ayudar a tanta gente necesitada de esperanza e ilusión. Para mí, solamente este trozo de camino que hemos hecho ya ha valido la pena, y doy gracias a Dios por ello. Si a partir de aquí, seguimos cumpliendo objetivos, será más de lo que nunca habría soñado. Ahora mismo, cuando estamos a punto de arrancar la parte más difícil del proyecto, es cuando empezamos a ser conscientes de lo que hemos hecho, pero no tenemos ni idea de lo que nos depara el futuro y no somos conscientes, todavía, de lo que nos espera. Sin duda, todo ello —lo que ya hemos hecho y lo que nos espera— es obra de Nuestra Madre. Todo lo hemos hecho por Ella y nada hubiese sido posible sin Ella.